Donde la gente viene a morir

Sonó muy temprano el ruido que más odio en el mundo. El sonido de la alarma perturbaba mi sueño e hice lo de todos los días en la mañana, pos-ponerla cinco minutos más.

Trabajo en un hospital en una ciudad pequeña de Venezuela, en el área de anatomía patológica, mi deber es examinar muestras citológicas y diagnosticarlas debidamente, aunque, si falto un día o un par a mi trabajo nadie se daría cuenta, a nadie le importaría.

Lo sé, personas supuestamente están esperando ese diagnóstico, supuestamente yo debería tener ya mi trabajo hecho y estar por examinar el material correspondiente, y supuestamente esas personas deben comenzar con tratamientos consiguientes debidos a alguna infección u otra patología, o seguir su vida normal de no tener nada. Déjame decirte que así no funciona un hospital en un país en crisis.

Me levanto por compromiso moral, aunque no importe en lo más mínimo, me baño, luego me visto, tomo mi bata de laboratorio y voy a trabajar. Salgo sin nada en el estómago ya que el estado se ha retrasado con el pago del personal del hospital, de igual forma lo que gano en el hospital me alcanzaría solo para tomar un café.

Llego minutos tarde al hospital para enfrentarme con la horrible escena de todos los días, una inmensa cantidad de personas, con todo tipo de lesiones y enfermedades, a la espera de respuestas del personal médico. Algunos esperan la llegada de medicamentos, otros esperan para ser operados, otros van a realizarse exámenes en el caso de que tengan suerte y haya insumos en el laboratorio. Me toca ver día tras día todo eso y más en mi camino a mi área de trabajo. Llego al laboratorio y con suerte encuentre a una de las licenciadas que trabaja conmigo.

-¿Qué tal Licen? ¿Cómo está todo por aquí?

-Buen día Licen, por aquí lo de todos los días, la montaña de muestras citológicas creciendo por falta de reactivos para procesarlas.

-El mismo maldito cuento de terror. Cuando venía entrando al hospital había una señora llorando porque su hijo había muerto ¿No sabes que sucedió?

-No lo sé, Carlos. Yo acabo de llegar al laboratorio, estoy esperando a Gabriela que necesito hablar con ella.

-Bueno, yo voy a salir a dar una vuelta, no soporto estar aquí encerrado sin hacer nada.

Cuando salí del hospital a tomar algo de aire fresco vi a lo lejos a mi primo, el cual era médico, sentado a lo lejos en un banco. Me acerque para platicar con él.

-¿Como estás todo Jesús?- Noté enseguida su enojo y que estaba casi a punto de llorar.

-¡Como la mierda! Ya no aguanto más la situación aquí. Es una avalancha de pacientes sobre mí los cuales mueren por no tener los insumos más básicos. Hace una hora una señora mayor con problemas de la tensión murió porque no hay en toda la ciudad ningún tipo de medicamentos que darle, y hace minutos un hombre murió de apendicitis, una enfermedad a la cual se le realiza una de las operaciones más sencillas que existen y no pudo tratársele porque simplemente los quirófanos no están actos para ser utilizados, que de igual manera si hubiese estado bien esterilizado no hay ninguno de los instrumentos necesarios para llevar a cabo la operación, el hospital ha recibido dinero proveniente de diversas donaciones pero no hay en el país donde conseguir ningún tipo de insumos.

Me quede totalmente sin palabra al oír a mi primo hablar. Yo estaba al tanto de la situación, a diario mueren personas por no haber los materiales más básicos, ni hablar de los que padecen enfermedades graves. Claro desde mi área de trabajo no tengo que lidiar de frente con todo eso, pero sinceramente yo también estoy cansado de todo lo que sucede aquí. Lamentablemente vivimos la peor crisis a la que se ha enfrentado el país en toda su historia, crisis que ha convertido a los hospitales de todo el país en lugares donde la gente busca una esperanza de vida, pero solamente llegan a morir.

 

(Relato basado en la realidad actual de Venezuela).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s